La salud de tus dientes se refleja en tu corazón

La importancia de reponer los dientes perdidos con implantes
16/01/2019
Periodontitis y enfermedades cardiovasculares

Periodontitis y enfermedades cardiovasculares

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la periodonditis y las enfermedades cardiovasculares son dos de las dolencias crónicas más frecuentes en todo el planeta. Pero lo más llamativo es que ambas están relacionadas entre sí. Se sospechaba de ello desde hace más de 30 años y los últimos estudios lo han confirmado. Simplificando las cosas, podría decirse que lo que sucede en tu boca puede reflejarse en tu corazón y viceversa, algo en lo que profundizaremos a continuación no sin antes aclarar algunos conceptos.

¿Qué es la periodontitis? Hablamos de una infección que afecta a los tejidos que hay alrededor del diente. Empieza originando inflamación en la encía y si no se trata a tiempo puede llegar a destruir los huesos que sostienen los dientes y provocar pérdidas. Por tanto, hablamos de un problema bastante serio que repercute en la salud y la autoestima de los pacientes que lo padecen. La causa más habitual es una mala higiene bucal que permite a las bacterias campar a sus anchas, aunque también inciden otros factores como el tabaco, el estrés, las defensas bajas, los cambios hormonales o enfermedades sistémicas como la diabetes.

Pues bien, todos los que padecen periodontitis tienen un 15 por ciento más de posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, entre las que se encuentran los infartos, ictus, anginas, etc. Así lo confirman los últimos estudios realizados, que añaden además que al curarse la enfermedad periodontal mejoran las funciones vasculares de nuestro cuerpo y se reduce la inflamación general. La relación entre ambas afecciones tiene que ver directamente con las bacterias. No en vano, los focos infecciosos no controlados de la periodontitis son capaces de avanzar en nuestro organismo y desplazarse a otras zonas del cuerpo a través de la red vascular. Esas mismas bacterias presentes en nuestras encías también son ingeridas con la saliva y llegan a nuestro estómago, causando alteraciones en la flora intestinal. Incluso ya hay afirmaciones científicas que apuntan a una relación entre la enfermedad periodontal y el Alzheimer, que se caracteriza precisamente por una inflamación en el sistema nervioso central.

Queda claro, pues, que la higiene bucal es importantísima no sólo para nuestros dientes, sino también para nuestra salud en general. Pero sería un error pensar que todo se soluciona con más cepillados, más pasta dental o más colutorios, ya que puede que el problema no sea la cantidad sino la frecuencia, la técnica o los productos utilizados. Y para saberlo con seguridad no hay nada mejor que acudir al dentista al menos una vez al año. Tras todo lo expuesto en este artículo, ya sabes que tener unas encías sanas te da más posibilidades de tener un corazón sano… y eso no tiene precio.

Comments are closed.